cheyla (7)

por Anonymous

Creative Commons Saturday March 16, 2019

14 visitas | 0 comentarios

Patronio, un hombre me ha propuesto una cosa y también me ha dicho la forma de conseguirla. Os aseguro que tiene tantas ventajas que, si con la ayuda de Dios pudiera salir bien, me sería de gran utilidad y provecho, pues los beneficios se ligan unos con otros, de tal forma que al final serán muy grandes.

Señor Conde Lucanor, siempre oí decir que el prudente se atiene a las realidades y desdeña las fantasías, pues muchas veces a quienes viven de ellas les suele ocurrir lo que a doña Truhana.

Que le había pasado a esta.

Había una mujer llamda Doña Truana que era pobre.Yendo al mercado tenia un tarro de miel en la cabeza .Pensaba que cuando llegase al mercado,venderia la miel y se volvería rica.Andando, la olla cayo al suelo y se rompio en mil pedazos.Empezo a llorar ya que había perdido todas las riquezas que esperaba obtener de ella. Porque puso toda su confianza en su fantasía

Vos, señor conde, si queréis que lo que os dicen y lo que pensáis sean realidad algún día, procurad siempre que se trate de cosas razonables y no fantasías o imaginaciones dudosas y vanas. Y cuando quisiereis iniciar algún negocio, no arriesguéis algo muy vuestro, cuya pérdida os pueda ocasionar dolor, por conseguir un provecho basado tan sólo en la imaginación.

En realidades ciertas os podéis confiar, mas de las fantasías os debéis alejar.

Patronio, un hombre me ha propuesto una cosa y también me ha dicho la forma de conseguirla. Os aseguro que tiene tantas ventajas que, si con la ayuda de Dios pudiera salir bien, me sería de gran utilidad y provecho, pues los beneficios se ligan unos con otros, de tal forma que al final serán muy grandes. Señor Conde Lucanor, siempre oí decir que el prudente se atiene a las realidades y desdeña las fantasías, pues muchas veces a quienes viven de ellas les suele ocurrir lo que a doña Truhana. | Que le había pasado a esta. Había una mujer llamda Doña Truana que era pobre.Yendo al mercado tenia un tarro de miel en la cabeza .Pensaba que cuando llegase al mercado,venderia la miel y se volvería rica.Andando, la olla cayo al suelo y se rompio en mil pedazos.Empezo a llorar ya que había perdido todas las riquezas que esperaba obtener de ella. Porque puso toda su confianza en su fantasía Vos, señor conde, si queréis que lo que os dicen y lo que pensáis sean realidad algún día, procurad siempre que se trate de cosas razonables y no fantasías o imaginaciones dudosas y vanas. Y cuando quisiereis iniciar algún negocio, no arriesguéis algo muy vuestro, cuya pérdida os pueda ocasionar dolor, por conseguir un provecho basado tan sólo en la imaginación. En realidades ciertas os podéis confiar, mas de las fantasías os debéis alejar.

Éste es el enlace para compartir este cómic:

  • HAZ TU PROPIO CóMIC EN PIXTON.COM
Ayuda